Betis Grande: ¿ realidad o ficción ?

Futuro, reinventarse, reconstruirse, renovarse…..palabras que ahora, más que nunca, comienzan formar parte de muchos de los artículos que la prensa del momento escribe desde los derroteros por los que comenzó esta Temporada hasta la casi consumación del descenso a día de hoy.

Por supuesto, que el permiso del mapa institucional deberá jugar un papel fundamental en el devenir no sólo más inmediato del Real Betis Balompié. Y la actuación de esa futura composición institucional será quien ejerza el camino a seguir. Sin embargo, visto lo visto a través de la Historia, las salida que tiene el Club, estaría formada, a nuestro entender, por dos vectores opcionales que deberían llevar forzosamente al mismo fin: la creación de un Betis Grande.

¿ A qué llamaríamos un Betis Grande ? A un Betis, saneado económicamente, con un presupuesto de entre los 6-10 primeros clubes de España, con jugadores de clase, talante, algunos de ellos adquiridos mediante inversiones medias o altas; una cantera poderosa, que se tutee con la del eterno rival y que nutra de vez en cuando al primer equipo con jugadores de calidad y proyección, pudiéndose vender algunos mediante altas cifras y, con estas ganancias, seguir creciendo y aspirando a ganar títulos internacionales, y consiguiendo, en la competición doméstica, importantes victorias contra otros grandes del fútbol nacional y aumentar las opciones de ganar ( y a veces con suficiencia ) al otro club de la ciudad. Con una Directiva incansable, que año tras año ni se rinda ni decaiga. Esta parrafada nos podría resultar muy familiar, puesto que el Sevilla, sí, el Sevilla, lo ha conseguido señores, destacando en su currículum tres títulos internacionales y, cualquiera sabe, la posibilidad de llegar a una nueva final o conseguir otro más.

Dirigentes y Afición deben conocer la Historia del Betis; no hay que renegar de ella, pero no resguardarse en la misma cantinela, porque el verdadero Manque Pierda se desarrolló en los tiempos de la 3ª División, sólo que las desafortunadas gestiones favorecieron que directivos y aficionados volvieran a taparse con ese escudo manquepierdista, cada vez más desfasado en el tiempo. Esto generó una cultura peculiar, un espíritu de conformismo, que llegó a autocomplacerse y recrearse en sí mismo ante cualquier paupérrima victoria, cualquier mínimo logro por el mero hecho de que hasta entonces nunca antes se había coseguido, como una simple participación en una Recopa, ganar una Copa de España, o incluso no bajar del noveno puesto tres o cuatro años seguidos, entre otros ejemplos. Pero, luego, como por arte de magia, el Betis vuelve caer; se levanta y cae; una larguísima estación de penitencia rodeada de lágrimas de tristeza porque, insistimos en ellos, ya no somos capaces de lo mejor pero sí de lo peor. El Betis no se lo cree, o simplemente se niega a ser Grande ( ya sabéis a qué connotaciones me refiero ), prefiere el sufrimiento.

Una vez definido ese Betis Grande, veamos las dos opciones que podría tener la Entidad:

1º ) Una directiva en condiciones, bética y con aspiraciones incansables, que mediante su gestión busque el sitio que por masa social, simpatía e Historia, se merece el Club de las Trece Barras. Obviamente, la Fundación Heliópolis no creo sea el ejemplo, puesto que tras ir en apariencia creciendo, luego nos ha dado el batacazo. Mas sus intenciones son ocultas para la Afición, más allá de quedarse para siempre en Heliópolis ( o bien vender nuestro Estadio ). Más bien, prefiero a un Betis más repartido de forma accionarial o incluso que volviera a dejer de ser Sociedad Anónima.

2º  )  La llegada de un mecenazgo, que como el del Villarreal, sirva de ejemplo. Pero ambicioso, porque, si vuelve Lopera, ¿ será éste capaz de actuar como en su primera etapa y sin decaer como decayó en 2005 ? ¿ Modernizaría el Club y la cantera, aunque él tuviera la ejecutiva final ?. Un mecenazgo te puede dejar en Primera en poco tiempo, otra cosa es la intención, repetimos, de convertirte en Grande, pero recuerden que a la mínima dejación pueden hacer retroceder seriamente un proyecto ambicioso.

Y no olvidemos algo más, que la hegemonía del fútbol sevillano y andaluz no es flor de un día. ¿ De qué sirve subir corriendo si luego volvemos a lo mismo ? ¿ No sería mejor permanecer unas temporadas de transición, de base, de cimentación, en Segunda División hasta que todos tengan las cosas claras para aspirar a ser un Grande ? A lo mejor, entonces, desde Nervión se produzca una larga bajada de brazos y ese sería el momento para aprovecharlo, intentar curar heridas y, porqué no decirlo, dar origen a un nuevo Betis que lo encumbre con algún título, porqué no decirlo, internacional. Uno sólo ya te hace Campeón en esa escena, no importa que otros posean 3 o 4.

Por lo tanto, un Betis Grande es posible y factible. Abandonemos la idea del Manque Pierda de una vez y seamos ambiciosos. Estoy seguro que otros clubes como el Gijón o Zaragoza tienen también su filosofía, pero dudo mucho que sean conformistas, sólo que están mal gestionados. La autocomplacencia conduce al estancamiento, a languidecer. Ya hemos visto como otros han visto crecer su historia, unos que hasta ese momento tenían más ( Atlético, Athlétic, Sevilla…. ), y otros menos ( Villarreal, Mallorca, Coruña ). O crecemos o nos hundimos. El secreto está en ser ambiciosos por encima de todo, el Betis por encima de todo.

UNA REALIDAD DEMOLEDORA

En síntesis, que el Sevilla ha hecho su habitual partido en Heliópolis, el de siempre y como siempre. La primera casi media hora de partido, hasta el injusto penalti y la expulsión de Juan Carlos, fue parecida a lo que por última vez vi en un derbi local en 1981, cuando el Sevilla no llegó a puerta nada más que dos o tres veces en todo el partido y el Betis ganó por 2-0. Aquello es un recuerdo cada vez más turbio de una realidad que empezó a imponerse desde entonces hasta ahora. A lo mejor si hubiéramos transformados las ocasiones, con un 2-0 quizá muchas cosas hubieran cambiado; pero no, no ha podido ser ahora, como tampoco pudo ser en la UEFA, ni desde 2006. Ahora, Vacca, Gameiro y Rakitic; antes, Kanouté y Luis Fabiano; anteriormente Javi Navarro, Marcos Vales y Baptista; a finales de los 80 y principios de los 90 Zamorano, Suker y Polster…..Cada vez que llega un derbi, miro el recorte cada vez más amarillento, del Betis,2;Sevilla,0 del 81.

El Betis se va a Segunda División como no ha podido ser de otra forma. Las múltiples dudas por los fichajes traídos en el verano se han cristalizado desde ya desde los primeros partidos en una realidad tangible como es un inapelable y justo descenso. Los árbitros, claro que han puesto su granito de arena ( faltaba más ), pero no excusan la canallada perpretada por la Fundación Heliópolis ( compradora de Bosch y de Estepa ), con su innecesario gasto en la Ciudad Deportiva, el sueldazo de Gordillo, los amigos colocados, la ampliación del Palco, etc. Gente que, por lo visto, poquita conciencia deben tener. La Afición, en silencio, ha callado y ha perdido el chance de intentar desalojar a esta gente, manifestándose y presionando. No será porque no se avisó. Muy bien. Y si al final nos venden el Estadio, a seguir el camino a la Cartuja, porque aquí no pasa a nada.

El Betis se hunde, pero la derrota contra el Sevilla es otra derrota más en Villamarín, contra quienes la metafísica parece haber elegido como ganadores, incluso más allá de la diferencia económica y estructural existente entre ambas entidades. Esto no es nuevo y no vamos a hablar más de ello.

Amigos míos, el Betis se nos escapa a modo de irremisible Titanic, con los oscar de las más de veinte derrotas y casi setenta goles en contra ( mas lo que queda por jugarse en Liga ).

El Betis ha perdido otra batalla más en su Historia y, os lo digo con plena tristeza: se está jugando para que en el futuro sólo exista un único club en la Ciudad. Ahora, a jugar contra Hércules, Gijón, Murcia o Sabadell, y quizá unos añitos más en Segunda. Pero, claro, el porvenir tal y como estamos, es muy pero que muy impredecible.

NO HACE FALTA PENSAR MUCHO……

Stade_Manuel_Ruiz_de_Lopera_SévilleHoy vamos a cambiar un poco el tercio. Dejemos el derbi aparcado y centrémonos en el futuro del Real Betis, que es lo que nos interesa. Llevamos, por activa y por pasiva, denunciando desde estas líneas la desafortunada actuación de una Fundación Heliópolis que, desde que llegó al poder, no piensa abandonarlo ni con agua caliente. El nuevo Administrador Judicial, el señor Estepa, está claro que ha pasado a las ramificaciones de la Fundación, tras, entre otros aspectos ignorar la posición de Por Nuestro Betis. Además, entran nuevos consejeros, alguno de ellos vinculado a José Rodríguez de la Borbolla. Miguel Guillén fue un hombre más ( ahora lo es Domínguez ), puesto que la responsabilidad no era sólo suya, sino también del órgano Fundacionista, principal vivero de donde salen estos señores. En ningún momento, ni Bosch ni Estepa, plantearon elecciones democráticas para la formación de un nuevo Consejo de Administración provisional hasta el final del procedimiento judicial. Ese debió haber sido el camino a seguir, sólo que en ese caso la Fundación habría perdido un vínculo de acción directa con las empresas y amigotes que tiene contratados. Eso, para empezar.

Y como además, a estos señores no les importa que el Betis esté en Segunda División y que haya pasado por todas las verguenzas históricas que ha pasado ( bueno, quizá quede todavía alguna más el Domingo de Ramos ), van a seguir instalados aquí, en Villamarín, lo que se supone que es la casa de los béticos, no la de ellos. De hecho, la extrañísima dilatación del procedimiento judicial da muchas cosas que pensar, unido esto a lo que todos sabemos de esta gente: quedarse por la cara el Betis, mediante un préstamo que a su vez debería sufragar año tras año la Afición Bética, además, tal vez estando en Segunda División.

Pero podrían darse varios escenarios, uno de ellos, la posibilidad de que el equipo el año que viene no subiese a Primera y que comenzara poco a poco ( con esta gente gobernando ya ), un proceso que pudiera culminar con la venta del Estadio Benito Villamarín. Aunque para venderlo se podría hacer en cualquier momento y contexto. No olvidemos que esa solución ya fue estudiada por Retamero y Galera en su momento, y que actualmente podría ser perfectamente viable. Verán ustedes, detrás de muchos de esos personajes de la Fundación, pueden existir muchos otros, con influencia que nadie de nosotros conoce y, por supuesto, con una gran cantidad de intereses económicos y tal vez políticos en juego. Mientras más tiempo pase, más seguirán todos ellos extendiendo sus raíces, planificando y avanzando en busca única y exclusiva de sus propios intereses. Villamarín y el valor de la zona, tal vez más adelante, se revalorizaría más. En este marco podrían entrar Ayuntamiento y/o constructoras.

Foro Heliópolis. Entrega premio Heliópolis a Pepe Reina.La Afición, la masa social, incluyendo también a simpatizantes, debe comenzar a moverse ya, pero de una forma seria; pues la Temporada se agota y se pierde tiempo. También, con más de la mitad de la prensa comprada por la Fundación, la única opción clara y contundente, es llamar la atención y presionar. Recordemos el 15J, pero también pensemos que estos individuos al lado del Beticismo NO SON NADIE. Hay que moverse desde ya, y en todos los ámbitos y aspectos posibles ( siempre respetando a los demás ). De lo contrario, tal vez nos podríamos arrepentir de sólo haber valorado al Betis con palmas, carnet, televisión y Manquepierda, cuando todo sea demasiado tarde.

LISTO PARA SERVIR

Como la derrota ante el FC Barcelona se antoja inevitable, tras perder ante el Málaga, el derbi del Domingo de Ramos está a la vuelta de la esquina. No quisiera parecer reiterativo, pero es sabida la dificultad existente para ganar hoy en día al Sevilla en Villamarín. La estadística no miente, enseñándonos que el signo de los partidos en Heliópolis ante el equipo alba comenzaron a cambiar “misteriosamente” desde la Temporada 82-83. En principio, el coriano Manolo Cardo fue el primer verdugo que acabó con una etapa plácida de victorias verdiblancas sobradas en tranquilos marcadores: 79-80, 4-0; 80-81, 2-0; y 81-82, también por 2-0. Aquel fue el último partido liguero que estuvo marcado por la superioridad local, con goles de Cardeñosa y Diarte. Nada menos que 33 años ( la edad de Jesucristo ) han pasado de aquello. Lo demás, escasísimos triunfos escueto marcador: 1-0 y 2-1, como el del 2006, con goles de Robert y Varela por parte bética, y de Saviola por bando visitante.

En la Copa de la UEFA, ya se vio como la “Hazaña” sevillista cumplió su designio. A todo ello, además, hay que sumar la victoria de la Copa del 2007 ( 0-1 ) y sus otras últimas visitas ligueras invicto, que incluye otro 0 a 2 en 2007-08.

Por lo tanto, listo para servir y listo para bajar ( o casi ) a Segunda División por la puerta grande, tras el próximo empate o próxima derrota frente al eterno rival, que cumplirá también su habitual papel. Hace poco, leí a alguien en una red social que “el Betis no debería presentarse a jugar el partido”….hombre, eso no, pero a lo mejor sí me plantaría si fuera posible con once jugadores del Real Betis Balompié B, para, de esa forma que luciera más la inevitable derrota, aunque luego, encima rompieran el vestuario.

Ah, y viva el Betis ¡¡¡¡¡¡ En Primera, camiseta; en Segunda, camiseta. Banderas en el balcón, mechadising y todo lo que sea. El único dolor, si acaso existiera, sería la habitual prepotencia ajena, pero eso como es habitual, estamos acostumbrados.

34-35 sevilla 0 betis 3PD: Que por cierto, para el derbi, me pondré la camiseta blanquiverde ( que no es insulsa ) ya se vista o no de de penitencia uno que yo sé, que bien por alusiones directas podría haberse dirigido personalmente para hablar de mí, ya que para eso tiene mi teléfono – que es de ser más hombres – que por internet; así le gustara a él comer caracoles y yo prefiera siempre las ostras, qué le vamos a hacer.

EL TRIUNFO DEL DINERO NO ME PREOCUPA

Los béticos nos podemos sentir muuuuuuy satisfechos de haber puesto contra las cuerdas al poderoso Sevilla Fútbol Club. Cuando nadie daba un duro porque ganáramos en Nervión, o cuando menos porque les pusiéramos en graves aprietos, el Real Betis Balompié nos ha dado una enorme satisfacción sólamente malograda en los lanzamientos de unos penaltis en que la calidad de los jugadores visitantes supo mantener una diferencia minimizada sólo por balones enviados fuera por los béticos.

Obviamente, el partido de vuelta se antojaba de por sí dificilísimo para una plantilla, la verdiblanca, cansadísima en lo que va de Temporada y también bastante devaluada en lo referente al puesto que ocupa en la Clasificación, a un paso de Segunda. Los refuerzos de N´Diaye y Baptistao, así como la cohesión de Calderón de un pequeño once ideal, han reportado una mejora sustanciosa, pero que, frente a quien teníamos enfrente, era muy dificil que se pudiera aguantar lo conquistado en el Centro Comercial. Porque, la diferencia existente, nada más que en la tabla de la Liga, es más clara que el agua, al igual que la goleada encajada en la Primera Vuelta.

La Historia, una vez más, caprichosa negativamente con el Betis, volvió a cebarse con una Entidad, la blanquiverde, al emparejarlo por vez primera con un rival que gasta tanto como gana y cuya única obsesión es la de volver a reverdecer laureles pasados. Sin embargo, el verdadero y principal artífice de los triunfos nervionenses hoy estaba en Sevilla, pero en Sevilla – 2. Y es que toda, absolutamente toda la plantilla sevillista, está aquí por obra y milagros de ese personaje; pero él ya no está y tampoco volverá jamás. Pagaron sus deudas hace más de una década y ahora, para bien o para mal, tienen dinero como para confeccionar un año tras otro una plantilla de garantías como para estar arriba. De ahí que ni Rakitic cobre lo que Sevilla, o que Molina costara lo que costó Bacca, entre otros. Por lo tanto, ahí está la prepotencia, alimentada por un triunfo más en un derbi, en este caso especial, de ahí las lágrimas de impotencia de muchos béticos, pero también el reconocimiento al mérito de llegar en Europa a donde se ha llegado, sin un puto euro. Otra cosa distinta hubiera sido una lucha ente dos entidades equilibradas, pero afortunadamente no ha sido así.

El Betis, aparte de este habitual cáliz contra el rival, tiene ante sí una asignatura social muy pendiente, puesto que la Afición debe protagonizar de una vez por todas la toma del poder y expulsar, si fuera posible, a quienes de la Fundación Heliópolis tienen el poder. De lo contrario, cualquiera sabe donde estaremos en un futuro cercano, aparte de estar casi en Segunda División. Y ese es un asunto propio, no ajeno. Que nos canten al final el ” a Segunda “, para jolgorio y recochineo extremo, no es otra cosa sino que el reflejo de la gestión de los señores de la Fundación, con un Gordillo llevándose la pasta panchamente y un Miguel Guillén que ahora se “plantea” el no dimitir. Todavía no he visto un cartel de prensa en el que se busquen candidatos para formar directivas, pero sí veré lo que pasará en la próxima asamblea…..

Retomando el hilo del mensaje, se acabó lo que se daba: el Sevilla ha puesto las cosas en su sitio ( por capacidad económica ), pero muchos béticos seguiremos “pasándonos los millones por los co.jones”, porque estamos seguros que alguna vez ( no han conseguido que desaparezcamos en más de un siglo….sin contar los días de antiguedad oficial que les llevamos ) veremos un Betis estable y que nos dará satisfacciones insospechadas que disfrutaremos de una manera multiplicada, ya lo veréis. Lo dicho: ” que nos quiten lo bailao “, arriba esos corazones, que la vida sigue y nuestro Betis, viejo decano del fútbol sevillano, también, con…..o sin dinero.